Press

A few reviews, interviews and videos:

Old Reviews in Spanish:

  • Festival de Flamenco Ciutat Vella (BCN) “Albero & Carmona ” 2009“El Festival Flamenco Ciutat Vella siempre desvela originalidades. Y eso de que un salterio acompañara por seguiriyas, por bulerías y por malagueñas a una cantaora lo fue… y mucho. La voz la puso Alba Carmona, joven barcelonesa de tostada garganta. Y el antiguo instrumento de origen persa, Marina Albero, que sorprendió con su ejecución, su dominio del compás y su gusto al trasportar el acompañamiento tradicional de guitarra a lugares tan etéreos y orientales. La confluencia de ambas resultó envolvente y una gratísima sorpresa para el oído.”Silvia Calado, “Flamenco World”

 

  • Festival de Músiques de Torroella de Montgrí, 2008 “Dolce e Tempesta, Maria Schiavo i Marina Albero ” 2011″ (…) El concierto celebrado en Torroella de Montgrí, el pasado mes de agosto, nos brindó la oportunidad de escuchar algunas arias y oberturas de sus óperas más celebradas. Aunque el programa se planteara bajo el título “La rivalidad Terradellas – Jommelli”, en realidad estaba prácticamente integrado por obras del compositor barcelonés, con la única excepción de una rareza musical, una Sinfonía para salterio, que Jommelli dedicaría a uno de los hermanos Pla, músico catalán integrante de su orquesta en la corte de Ludwigsburg. Al finalizar la primera parte del concierto, después de escuchar la obertura de Merope y las arias “L’onda dal mar divisa” de Artaserse, “Se perde l’usignolo” de Sesostri, re d’Egitto y la versión de una de las escenas de Merope, convertida en cantata sacra por el músico de Olot, Ignasi Llor, se puso ya en relieve que estábamos asistiendo, sin lugar a dudas, a la exhumación de uno de los grandes representantes de la ópera seria del setecientos, que por aquel entonces era la de la escuela napolitana. Una música que ya apunta el avance hacia el clasicismo, con recitativos acompañados, sutilmente elaborados, y un relieve de la estructura y las secciones de viento, pero que aun mantiene lo mejor del belcantismo del barroco tardío: radiante y exquisito en coloraciones y ondulaciones melódicas, enérgico en la bravura, tierno y sensual en lo emotivo, fresco en la textura, incisivo y variado en los tiempos.En la segunda parte, las arias de Merope (“Dono d’amica sorte” y “Dove si vide mai”) y deSesostri, re d’Egitto (“Fra l’ombre del timore”), así como la obertura de esta última, vinieron a confirmar la excelencia de unas partituras que cabe reivindicar, sin complejos, entre lo más exquisito de la producción musical italiana de la primera mitad del diecisiete. Una estilística cercana y hermana a la de su rival Jommelli (otro gran olvidado, y hasta ingenuamente denostado), del cual pudimos gustar este breve y excepcional concierto para salterio, interpretado con gran eficacia por la intérprete catalana Marina Albero.”Ovidi Corbacho, Opus Musica